Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

El rol fundamental de la inteligencia de negocios es la generación de un flujo permanente de información confiable, organizada y presentada de tal manera que contribuya a reducir la incertidumbre y la ambigüedad que rodean a todo proceso de toma de decisiones. Esto significa facilitar todas las acciones de planeamiento estratégico-comercial anticipatorio.

Todo problema de negocios debe ser planteado como una pregunta para ser respondida mediante la información que se obtenga al realizar una investigación, independientemente de la metodología que se implemente para obtenerla.

La claridad y precisión en la definición del problema es fundamental, por lo tanto, crucial para optimizar el resto del proceso que, como ya dijimos, casi siempre es caro y no tiene sentido que los costes excedan a los beneficios.

Recordemos que la inteligencia de negocios está comprometida con el principio de utilidad. Para que sea efectiva, siempre debe estar asociada a una decisión que minimice los riesgos de error.

Suele ocurrir que el problema sea fácil de definir, como sucede cuando se tiene en claro que es una acción de la competencia, por ejemplo, una disminución rápida de los precios con una estrategia de comunicaciones que la apuntale, lo que provoca un impacto negativo en las ventas propias. Sin embargo, esta situación (relacionada con la investigación básica) siempre es excepcional.

Lo normal en los negocios de hoy es la complejidad, por lo tanto, la metodología utilizada debe aproximarse en el mayor grado posible a la realidad, teniendo en cuenta que no siempre es fácil identificar cuáles son las variables relevantes que intervienen afectando positiva o negativamente una situación de mercado.

A su vez, la efectividad en la toma de decisiones está determinada por la calidad de las alternativas que se elijan y su implementación siempre consiste en un proceso creativo que se realiza sobre la base de la información suministrada por la investigación.

En todas las etapas de este proceso, la inteligencia de negocios suministra los medios para monitorear los cursos de acción seleccionados e identifica las variables que influyen en su desempeño.

Sin duda, esta es una actividad dinámica, y ese dinamismo es imprescindible dada la incertidumbre asociada a los negocios modernos. Tanto en el presente como en un futuro inmediato, los factores situacionales pueden cambiar en intervalos muy breves de tiempo obligando a las empresas a planificar prácticamente sobre la marcha.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>