Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

UN RECURSO MUY EFICAZ PARA REJUVENECER EL CEREBRO Y MEJORAR SUS FUNCIONES:

La actividad aeróbica

Cuida tu cerebro, porque tarde o temprano te pasará la factura”. Pasaron más de cuarenta años, y la frase de aquel profesor, que la escuché cuando comencé mis estudios universitarios, resonó en mi cabeza durante toda la vida. En aquella época, yo trabajaba en una oficina y cursaba las materias de dos carreras de grado simultáneamente, almorzaba o cenaba lo que encontraba a mano, dormía tres horas y a veces menos, estudiaba en los cortes del medio día, en el tren y en el bus.

Estos relatos autobiográficos no me ponen en un lugar especial, sino en un lugar común: cuando se tienen entre 20 y 35 o 40 años, muchas personas “no tienen tiempo” para cuidar su cerebro: aceleran a fondo y lo someten a una enorme exigencia. Probablemente, la energía que genera la motivación por el conocimiento, por graduarse, por ascender en una organización o destacarse en una profesión compensen el desgaste, pero ello será sólo en parte.

Todos los días me encuentro con hombres y mujeres que argumentan no tener tiempo para el ejercicio físico, el deporte o las actividades aeróbicas. Y lo que es peor: comen cualquier cosa y a deshora, duermen poco y mal y, encima, hay quienes fuman.

Si el lector se encuentra en este grupo le sugiero que se detenga, reflexione y le preste atención a lo siguiente:

  • En el corto plazo, el ejercicio físico contribuye a la generación de nuevas neuronas en una zona crucial para la memoria, el hipocampo. En el largo plazo, el beneficio es acumulativo. Esto fue demostrado recientemente por una exhaustiva investigación realizada en Suecia.
  • La memoria es un insumo imprescindible para el desempeño de las habilidades cerebrales. Afortunadamente, su deterioro puede evitarse en todas las edades y en forma completamente natural. Por ejemplo, un experimento dirigido por Arthur Kramer, del Instituto Beckman en la Universidad de Illinois (Estados Unidos), que fue publicado en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences consistió, en convocar a 120 adultos de entre 60 y 80 años que formaron dos grupos: el grupo “aeróbico”, que caminó 40 minutos diarios tres veces por semana, y el “grupo de control”, que solo realizó ejercicios para tonificar los músculos. Ambos trabajaron durante un año.

Al finalizar dicho período, el hipocampo izquierdo de los participantes del grupo aeróbico había aumentado su volumen en un 2,12% y el derecho en un 1,97%. Por el contrario, en el grupo control (integrado por personas con características demográficas similares) se observó una disminución de un 1,40% y 1,43% en el hipocampo izquierdo y derecho, respectivamente.

En síntesis:

Una caminata, un paseo en bicicleta, un partido de tenis o, simplemente, una clase de baile posibilitan una puesta a punto del sistema neurológico y contribuyen no solo a un mayor rendimiento, sino también al aumento de los niveles de motivación como resultado de la activación del sistema de recompensas.

Todas las opciones que impliquen mover el cuerpo no menos de 45 minutos diarios son fantásticas.

Recuerden: el cerebro es la creación más maravillosa de la naturaleza, y el esfuerzo por cuidarlo tiene enormes gratificaciones, tanto en el corto como en el largo plazo.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>