Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Aunque pasen los años y la persona envejezca puede tener una mente igual o más veloz que antes, más sana y más activa. La opinión pertenece a Néstor Braidot, investigador y consultor especializado desde hace años en  la aplicación de las neurociencias a la actividad organizaciona; neuromanagement, neuromarketing, neuroliderazgo y entrenamiento cerebral.

“Ganarle a mis hijos en un video juego es imposible para mí, van a la velocidad de la luz”; “No sé qué me pasa cuando estudio; antes leía una vez un texto y ya, ahora tengo que leerlo tres veces para recordarlo”; “Uno de mis compañeros de trabajo me dijo que estoy lento; creo que tiene razón; cada vez me lleva más tiempo elaborar las presentaciones”; “Tardo para tomar una decisión y encima me equivoco”;  lo que pasa es que me cuesta retener tantas cosas en la cabeza… ¿será el cansancio?”

Lo que he escrito en el párrafo precedente son comentarios y preguntas de personas cuya edad va desde los 30 a los 60 años (aproximadamente) y refieren a problemas que tienen un denominador común: la preocupación por lo que consideran una disminución de su velocidad mental y de las capacidades de aprendizaje y memoria.

Es sabido que con el correr de los años, y durante toda la vida, el cerebro presenta cambios permanentes debido al fenómeno de la neuroplasticidad. Niños y niñas, hombres y mujeres pasamos de una etapa de crecimiento y desarrollo a otra de maduración (la más extensa) hasta la denominada tercera edad, época en la que existe un deterioro neurocognitivo que se traduce en menor agilidad mental.

Sin  embargo, y esto es lo más importante: en todas las etapas de la vida podemos trabajar para tener un cerebro sano y activo. Leyendo el próximo apartado, verás que no se trata de un trabajo arduo y complejo. Es suficiente con prestarle atención al cerebro y cambiar los hábitos que son nocivos para éste.

¿De qué depende la agilidad mental?

Para explicarte con claridad de qué depende la agilidad mental he decidido hacerlo a partir de la evidencia científica, seleccionando los resultados de investigaciones que he sintetizado en la siguiente imagen:

Es común que se relacione la agilidad mental solo con las capacidades cognitivas, por ejemplo, con las habilidades para resolver enigmas, ganar en los videojuegos o realizar cálculos con rapidez, sin embargo, ello constituye sólo una parte. Si bien el entrenamiento neurocognitivo es fundamental para agilizar la atención, la concentración y las capacidades de percepción, memoria y aprendizaje, además de lograr mayor velocidad en el procesamiento de la información, un cerebro será ágil siempre que exista autoliderazgo emocional.

 

Por ello, y en función de mis conocimientos y experiencias, soy concluyente en cuanto a que no se obtienen buenos resultados cuando las prácticas se centran en lo cognitivo y se pasa a un segundo plano, se minimiza o directamente se ignora lo emocional.

La revisión de hábitos constituye un tema de gran relevancia debido a que algunos son nocivos para el cerebro, como el sedentarismo, la escasez de horas de sueño y la alimentación inadecuada (que comprometen seriamente el funcionamiento de la memoria).

Por eso, y sin soslayar la importancia de jugar al Teg, al ajedrez, resolver crucigramas y estudiar incluso en edades avanzadas, te apunto 10 tips que te ayudarán a mejorar tu agilidad mental. Entre ellos, hallarás algunos que involucran, a su vez, un cambio en la filosofía de vida:

Mercado, Lunes 11 de Mayo de 2015,
Argentina

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>